• lunes, 15 de julio de 2024
  • Actualizado 00:28
 
 

SAN FERMÍN 2023

Los encierros de San Fermín o cómo correr delante de los toros se convirtió en religión

Los primeros encierros se remontan en el siglo XVI, cuando la antigua plaza de toros estaba ubicada en la Plaza del Castillo. 

Octavo encierro de San Fermín 2022 con toros de Miura en la bajada al callejón. PABLO LASAOSA
Octavo encierro de San Fermín 2022 con toros de Miura en la bajada al callejón. PABLO LASAOSA

En San Fermín, desde el 7 de julio y hasta el 14 se celebra por la mañana el encierro, donde miles de mozos corren delante de 6 toros durante los 825 metros de recorrido desde la cuesta de Santo Domingo hasta la plaza de Toros

Los toros de cada día pertenecen a la ganadería que se va a lidiar por la tarde en la plaza por la Feria del Toro de Pamplona. A las 8 horas de cada mañana, un cohete anuncia la salida de los toros hacia el recorrido, pasando por San Fermín donde minutos antes los mozos entonan la famosa estrofa. 

“A San Fermín pedimos

Por ser nuestro patrón

Nos guíe en el encierro

Dándonos su bendición”.

Pero, ¿De dónde viene la tradición del encierro de Pamplona? 

HISTORIA DEL ENCIERRO 

Los historiadores dicen que los primeros encierros datan del siglo XVI. La manada de toros se dirigía a caballo desde los corrales del Baluarte de la Rochapea (donde la cuesta de Santo Domingo) hasta la antigua plaza de toros que se ubicaba en la plaza del Castillo. 

En aquella época el encierro se conocía como entrada y no fue hasta 1856 que se popularizó el nombre actual de encierro. La 'entrada' comenzaba cuando el reloj de San Cernin marcaba las 6 de la mañana. 

En el siglo XIX ya había nuevos medios de transporte para llevar los toros, pero Pamplona decidió seguir haciéndolo a pie. El gobernador de 1861, Trinidad Sicilia, decía que mantenía la práctica porque "da animación a las fiestas". Once años después, se estableció el cohete que anuncia el comienzo del encierro. 

En este mismo siglo se populariza correr delante de los toros. Era común que los pamploneses desobedecían a las autoridades para saltar frente a los toros. En 1867, el Ayuntamiento cedió en un decreto donde se reguló la afición pero en el que no animaba a participar. 

Desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX se sucedieron debates sobre el encierro y cómo conducir a los toros, los riesgos que conllevaba la práctica y la responsabilidad por si hubiera accidentes entre los mozos. Así, se instauró el vallado del encierro en la década de los 50 y en los 70 se construyó el refugio del callejón. 

En la antigüedad, el encierro comenzaba a las 6 de la mañana. En 1924 se empezó a correr a las 7 y finalmente, en 1974 se cambió a las 8 horas y ya se quedó hasta ahora. 

RECORRIDO DEL ENCIERRO

El recorrido del encierro de Pamplona tiene 825 metros y se divide en ocho tramos: la cuesta de Santo Domingo, la plaza del Ayuntamiento, Mercaderes, calle Estafeta, curva de Telefónica, el callejón de la plaza y la plaza de toros.

Detrás de los mozos van seis toros que están acompañados de reses mansas que se guían por el recorrido del encierro. También, hay pastores con una camiseta verde que reconducen a los animales con una vara. En la plaza esperan cuatro dobladores encargados de dirigir a los astados hasta los toriles.

Una vez termina el encierro con la explosión del cohete, es costumbre que se suelten unas vaquillas donde cualquiera puede quedarse en la plaza para recortarlas. No son peligrosas pero provocan también lesiones. Otra costumbre es agacharse en la puerta de toriles para que la vaquilla salte sobre ellos al salir. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los encierros de San Fermín o cómo correr delante de los toros se convirtió en religión